Y han pasado los años

El verano del 97 iba a cambiar por completo la vida de Daniela, sus padres la enviaban a Atrani, en Amalfi, un pueblo pequeño al sur de Italia, Daniela no tenia mas elección, que pasar 3 largos meses ahí, debido a que sus padres estarían muy ocupados como para poder disfrutar junto a ella, las vacaciones de verano, por eso la enviaron a casa de sus abuelos.

Grande fue su sorpresa, al ver que muchos de sus primos, fueron a pasar el verano también, Mariana su prima mas querida, estaba a tope de feliz, ella vivía ahí con sus abuelos, así que se encargaría de la recepción y diversión de todos sus primos, pero Daniela, era su prima consentida, a ella le tenia apartado muchas mas aventuras.

Atrani cuenta con una de las playas mas hermosas, por ser un pueblo pequeño y no muy turístico, hay pocas personas transitando en ella, y eso la torna aun mas especial, Daniela se sentía tan relajada ahí, podía correr, saltar, gritar sin temor a que alguien la viera o la criticara.

Un día caminaba por la playa junto a Mariana y de pronto ella corrió alzando los brazos a dos jóvenes que estaban cerca, los llamó para que se unieran a ellas, Daniela que no era muy extrovertida, se sintió incomoda con la actitud de su prima, pero ya que mas daba, los chicos ya estaban ahí.

Hey hola, los ojos de ella se posaron de frente ante un chico alto, delgado y muy bien parecido, al menos para ella, el también le sonrió tímidamente y Mariana alegremente los presentó, prima el es mi mejor amigo, se llama Mario, el la contempló y solo atino a decir hola, levantando la mano y ella asintió con la cabeza y sonrojándose, y el es Cristian el mejor amigo de Mario, chicos mi prima viene de España, así que hagamosle su estadía acá, interesante.

Daniela manejaba muy bien el italiano, tanto así que los chicos no notaban que era española, en seguida se armaron parejas al caminar, Mariana se puso a jugar con Cristian, correteando y mojándose la ropa, mientras que Daniela caminaba en silencio a lado de Mario, un silencio que no sabían como romper hasta que les cayó unas buenas gotas de agua, echándose a correr detrás de los otros dos en plan de venganza, sin querer ya todos reían y jugaban.

Los días en Atrani se tornaban cada vez mas entretenidos, desayunaban y salían corriendo al mar, donde los esperaban Mario y Cristian que ya tenían planes, para pasear en bote o ir a recorrer el pueblo, para Daniela lo que hicieran era lo de menos, a ella le gustaba pasar tiempo a lado de Mario, con quien ya había tomado confianza.

Siempre solían estar los cuatro, cosa que era bonito y entretenido, pero Mario quería a Daniela para el solo, quería mostrarle lugares solo a ella, y poder conocerla mas, solo iba a ser un verano y tenia que sacarle provecho a el, Mario era un chico encantador, pero bastante bromista, dejaba que Daniela, le peinara, le pintara, o lo mojara, siempre estaba presto a jugar con ella, a caer rendido en su mirada, a querer tocar su mano, Daniela en cambio era muy tímida, pero supo disimular esa timidez, ella siempre trataba de retar a Mario y se hacia la intrépida y todo para que nadie se diera cuenta que Mario le gustaba, aunque su prima ya lo estaba notando.

Aveces Daniela tenia celos de Mariana, ella se quedaría ahí e iría a la escuela junto a Mario, en cambio ella tendría que regresar a España y volver al internado para señoritas en el que estudiaba, y seguramente sería solo un recuerdo mas para Mario, así que creyó que la ilusión que empezaba a sentir por el, no debía continuar y que mejor seria tratar de emparejar a Mario con su prima, se metió eso en la cabeza y empezó hacer de todo para que así fuera.

Ahora le prestaba mas atención a Cristian ya que su prima le había dicho que para nada estaba interesada en el, así que no sentiría celos por su acercamiento, ironizaba con emparejarlos a Mario y Mariana, ellos solían reír porque para ellos claramente eso era una broma, ni al caso mirar a Mario y aunque a el, Mariana le parecía atractiva, sus ojos estaban puestos en Daniela.

Daniela paso los días mas increíbles, esos tres meses fueron los que marcaron su adolescencia, Mario fue su primera ilusión, su primer amor, con el que soñaba dormida y despierta, cuando el tocaba su mejilla, toda la noche ella se la pasaba tocando su rostro para volver a sentir el cosquilleo que le había causado Mario al poner su mano en su rostro.

Un día sentados en el malecón, mirando hacia el mar, quedaron Mario y Daniela solos, al fin, después de muchas semanas caminando con Mariana y Cristian, al fin solos, Mario le preguntó en que pensaba y ella sin mirarlo le dijo, en que muy pronto dejaré de ver esta maravillosa puesta de sol, dejaré a mis abuelos, mis primos y regresaré a mi vida en el encierro y con un suspiro suave como de resignación, quedo en silencio, en ese momento Mario tomo su mano, queriendo decirle, lo se yo también sufro por ello, quiero que te quedes, no te vayas, me gustas, pero Mario no supo decir nada y Daniela lo miro fijamente y le retiro su mano y se marchó.

Para Daniela eso fue simplemente un adiós, no le gusto a Mario, no me dijo nada, seguro esta enamorado de Mariana, como podría mirar a una chica como yo, tan insípida, tan introvertida, alguien que se irá, me hice ilusiones sola, quería que el me regalara mi primer beso, aunque me fuera lejos, quería que así lo hiciera, pero no, el silencio de Mario me dijo mas de lo que esperaba.

Daniela tuvo que irse ese verano, con un corazón hecho nudos, por un lado por fin conocía lo que era sentirse enamorada de alguien, pero también tuvo que decirle hasta pronto, fueron solo tres meses, no fueron suficientes para poder convertirse en su primer novio.

Los meses transcurrieron sin novedad, no supo nada mas de lo que su prima le contaba, esta bien, lo veo en la escuela, me ha preguntado por ti, te manda saludos, era algo típico, pero otra vez estaba cerca el verano y esta vez era ella quien pedía regresar a Atrani, empacó maletas y fue en busca del amor que hace un año atrás dejo en aquel lindo lugar.

Ni bien llegó, miró a Mariana y le dijo donde esta Mario y salio de prisa ya que el, la estaba esperando en la playa, se abrazaron un buen rato y susurraron, te extrañe y también hubo reclamos, porque nunca me escribiste, a lo que el otro respondía, porque no lo hiciste tu primero, y terminaban riéndose.

Este verano venia cargado de mas aventuras, Daniela mas segura, mas linda, había desarrollado una madurez encantadora, ahora no bajaba la mirada cuando la cruzaba con Mario, ahora otros amigos, también querían conocerla, esos ojos negros penetrantes traían loco a Mario, y ese porte esbelto, alta, delgada, lo tenían embelesado.

Juntos caminaron a orillas del mar, fueron a la Cueva de los Santos, donde ataron una pulsera de hilos, a sus manos y se juraron que siempre serian amigos, no importa si solo se verían en los veranos, no importa si se iban aun mas lejos, su amistad debería ser para siempre.

La ultima semana de vacaciones los primos de Mariana y Daniela programaron una gran despedida, algunos de ellos no sabían si regresarían el próximo año, porque ya todos empezarían a instalarse en las ciudades donde fueran a cursar la universidad, Daniela también se iría a estudiar lejos, por eso querían que esta despedida fuera especial, marcaba como el fin de la adolescencia y le daban la bienvenida a la juventud,  así que empezaron los preparativos para la gran fiesta en el patio de los abuelos, decoraron con luces, globos, carteles con frases de despedida, obviamente fueron a invitar a Mario y Cristian, ellos no podían faltar, tenían que despedirse de Daniela.

El gran día llegó y Mariana despertó muy temprano a su prima, vamos tenemos que dejarte increíble, Mario tiene que reaccionar hoy día, si o si, Daniela se asombró, acaso ella sabia que sentía algo por Mario, pero ¿no le gusta a ella?…

Vamos Daniela, lo de ustedes se nota a kilómetros de distancia, se que ambos se mueren por besarse, prima seria tu primer beso, que emoción y con mi mejor amigo, Mariana creí que te gustaba Mario, por eso no me acerque mas a el, ni hablar prima, a mi no me gusta, hoy haré todo para que ustedes puedan hablar, no importa si se separan, pueden enviarse cartas por correo, o visitarse regularmente, lo demás se ira viendo, lo importante hoy es que impactes al tonto de Mario, que no sabe decir lo que siente, así que manos a la obra. Las chicas empezaron a buscar el atuendo ideal para Daniela, tenia que deslumbrar, quitarse la imagen de niña y ponerse un poco de maquillaje, dejar la imagen ruda que había brindado todo este tiempo y mostrar su lado mas femenino, todo para conquistar a Mario.

La luna se dejo ver esa noche, tan redonda como ningún día, un cielo despejado y la algarabía en la casa de la familia de Daniela y Mariana, música, comida y baile se colaba en cada rincón de ella, hicieron varios tipos de pastas y Daniela se lució haciendo una deliciosa paella, que pensaba invitar a Mario, las horas pasaban, y Mario no llegaba, Cristian no sabia nada de el, no lo había visto desde el día anterior, nadie sabia de su paradero, Mariana cansada de ver tristear a su prima, fue a casa de Mario, pero fue inútil ya que nadie salio a su llamado, regresó triste, no sabia como consolar a su prima, era la ultima noche ahí y ni siquiera podría despedirse de su primera ilusión.

Muy temprano Daniela se despidió de todos, sonriendo, pero muy triste por dentro, no sabia cuando volvería, ya no había un, el próximo verano nos vemos, ahora su mente debería enfocarse en alcanzar su ingreso a la universidad, Daniela dijo hasta pronto y partió lejos, con sueños, con penas, con recuerdos.

Eventualmente regresó a Atrani, pero no volvió a ver a Mario, su prima le dijo que tampoco lo había visto, que era como si se lo hubiera tragado la tierra, para Daniela, siempre fue una intriga saber, si el había sentido algo por ella, si tan siquiera se acordaría de ella, así pasaron mucho años, se graduó con éxito como Psicologa, tenia un novio maravilloso, un gran ser humano, con quien tenia planes de casarse y formar un hogar.

En otro lado de Europa Mario cumplía su gran sueño, convertirse en cheff, mostraba su titulo a su novia que lo veía con ojos de orgullo.

Daniela se casó y se sintió la mujer mas afortunada del mundo por tener a su lado a Ángel, a quien le contó sobre Mario y sus días de verano, ambos fueron a Atrani a visitar a la familia, estando ahí un día sin darse cuenta llegó hasta la puerta de la casa de Mario y recordó cuantas veces se habían sentado ahí juntos, a reír, a jugar, a soñar con ser grandes, se sentó un momento y de pronto apareció su mamá que la reconoció, se alegró mucho de verla y le contó entusiasmada que Mario estaba por llegar y ella iba a esperarlo a la estación del tren, Daniela no lo podía creer, Mario regresa, después de 15 años sin saber de el, ahora en unas horas lo tendría frente a ella.

Un joven de camisa jean bajaba del tren posó sus ojos en aquella bella mujer que le sonreía y que estaba tomando la mano de otro hombre, el empezó a sonreirle mientras le daba la mano a una guapa mujer que venia con el, se encontraron y se abrazaron muy fuerte, ambos no lo podían creer, estaban frente a frente y ambos tenían tantas cosas que decirse y preguntarse, pero no era el momento, ambos presentaron a sus parejas, ahora los dos felices y casados, marcharon juntos hacia el pueblo.

Esa misma noche, sin querer y por falta de sueño ambos caminaban por la playa y se toparon, sonrieron y se sentaron a mirar como cuando adolescentes podían estar horas mirando la luna y escuchando las olas del mar, Mario ahora se veía maduro, ahora ya era un hombre casado, el le dijo Dani mira esa estrella, esa sale siempre cerca al faro, yo la nombre Dani por ser la mas brillante, ella se encogió de hombros y dijo, aquella piedra me recuerda a ti y se echaron a reír a carcajadas y ella le dijo en serio es así, dura, fría, grande, pero en medio de tanta arena, es algo que no se olvida, Mario le tomo la mano y le dijo, Dani mi Dani, la niña que causó que mi corazón se agitara al verla, la chica a la que nunca le pude decir, me gustas, con la que soñé y quise pasar mas tiempo juntos, de la que no supe nada en años, pero siempre la lleve en el corazón y mi memoria, a la que no le pude decir adiós cuando tuve que viajar a Francia, me gané una beca para estudiar gastronomía, por eso “desaparecí”

Daniela no podía dar crédito a lo que oía, solo atinó a decir, en serio ¿te gustaba?…y al fin después de 15 largos años, lo escuchó, si Daniela me gustabas, ¿no te habías dado cuenta?…y ella solo sonrió y se ruborizó, le dijo tu también me gustabas, siempre seras mi primer amor, aunque no haya pasado nada, creo que incluso es mucho mejor, un amor inocente, limpio, puro, que nos trae nostálgicos recuerdos y de los que podemos hablar sin temores, no tenemos nada que ocultar, eramos unos adolescentes inexpertos, así es Dani, siempre seras un lindo recuerdo, sabia que alguien como tu seria feliz, y me alegra verte así feliz, amas a ese hombre verdad, con todo mi corazón, mi alma y mi cuerpo respondió ella, eso es suficiente mujer, y tu la amas….¿lo dudas? yo que no sabia expresar mis sentimientos, encontré a aquella bella e increíble mujer, que me tiene loco, ambos sonrieron, nuestro corazón adolescente se quedara 15 años atrás, Mario y Daniela y hoy nuestro presente lleno de ella y el, ambos se abrazaron y sonrieron, jugaron a mojarse como antaño y luego se despidieron.

Hasta el día de hoy Mario y Daniela son grandes amigos, quizá es difícil de creer que un dulce amor, aquel que no rozó ni los labios del otro, pueda conservarse ahí en un cofrecito chiquito guardado en algún rinconcito del corazón, donde solo ellos dos, pueden encontrarlo, abrirlo, mirarlo, sentirlo y volver a guardarlo y continuar con una vida inmensamente feliz, esa que ambos eligieron.

 

 

 

 

Compartir
Mary

Mary

Hola soy Mary, quiero compartir contigo, parte de lo que he aprendido en mi vida, mi lema es ... si te esfuerzas, todo es posible.

2
Déjanos un Comentario

avatar
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
MaryKike Recent comment authors
  Suscribete  
Reciente Antiguo Mas votado
Notificar de
Kike
Invitado
Kike

No me cabe duda del magnífico talento que tienes!
Tanta emoción en cada oración que ya quisiera leer la segunda parte. 🤣🤣🤣

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other